Crítica Rampage


Año: 2018
Director: Brad Peyton
Reparto: Dwayne Johnson, Naomie Harris, Jeffrey Dean Morgan
Género: Acción, aventuras
Duración: 1h 48 min

Una de las sorpresas agradables de este verano, Rampage cuenta la historia de un gorila albino, un lobo y un cocodrilo que se ven infectados por una sustancia química que los hace aumentar de tamaño, fuerza y agresividad. El conflicto entra cuando Davis Okoye, interpretado por Dwayne Johnson, intenta curar a su amigo gorila e intenta parar a los otros dos antes de que arrasen Chicago.

Vamos a sacarnoslo de encima: Rampage no va a ganar ningún Oscar, ni será recordada como una de las películas del año. Pero señor como entretiene. El gancho que tienen Dwayne Johnson y Jeffery Dean Morgan es suficiente para que te caigan bien los protagonistas, y la espectacularidad de las escenas de acción hace el resto.


En el apartado negativo me quedo con la villana de la película, sobreinterpretada por Malin Akerman. La película también desfallece un poco cuando intenta demasiado. De hecho, es cuando la película sabe lo que quiere (que la gente se lo pase bien) cuando hay los mejores momentos, y cuanto más absurdos y inverosímiles mejor. Cuando la película intenta ser algo más, aburre.

En definitiva, Rampage es entretenimiento puro que te hará pasar un buen rato siempre y cuando te hagas la idea de qué tipo de película vas a ver. Porque si esperas un filme reinvindicativo de la naturaleza o el trato que reciben los animales por nuestra parte, te vas a llevar una decepción. 


Notas
Trama: 4
Interpretaciones: 6
Dirección: 7
Entretenimiento: 9
Efectos especiales: 9,5

Nota final: 7,1

Comentaris