Crítica Ready Player One

Año: 2018
Director: Steven Spielberg
Reparto: Tye Sheridan, Olivia Cooke
Género: Acción, Ciencia Ficción, Aventuras
Duración: 2h 20 min

Vuelve el gran Steven Spielberg y parece que ahora ha querido sumarse al carro de la nostalgia (empezado por la serie Stranger Things).

Ready Player One es la aventura que vive el joven Wade, un usuario dentro de un juego virtual llamado el Oasis, donde todo el mundo entra para jugar y disfrutar de una 2a vida alejada de sus problemas en el mundo real.

La película, a mi entender, tiene 2 caras: la cara aventuresca, con la misión que debe cumplir el protagonista, con sus amigos y sus personajes virtuales; y la crítica directa-indirecta al mundo de los videojuegos online: donde el anonimato de la gente puede ser algo muy peligroso.


Por suerte, cada una de las caras no pisa a la otra y son complementarias. Te lo pasas en grande con los magníficos efectos especiales, te toca la vena volviendo a ver el Gigante de Hierro y disfrutas, hasta cierto punto, de la aventura de Wade.

Como punto negativo, si se le puede sacar alguno, destaco la relación adolescente-amorosa que surge entre Wade y Samantha, la protagonista femenina de la historia. Es más, me resultaron mucho más entretenidos los secundarios que estos dos, por algo será....

En definitiva, Ready Player One es muy divertida, un espectáculo visual y un golpe al estómago al anonimato de Internet (mi avatar parece que es muy simpático pero en realidad podría ser un asesino en serie). Muy recomendable para toda la familia.


Notas
Trama: 7
Interpretaciones: 6
Dirección: 9
Entretenimiento: 9
Efectos especiales: 10

Nota final: 8,2

Comentaris