dijous, 3 de gener de 2019

Crítica Aquaman


Año: 2018
Director: James Wan
Reparto: Jason Momoa, Amber Heard, Willem Dafoe
Género: Superhéroes, acción
Duración: 2h 24 min

Parece que por fin DC ha dado con la tecla. Después de la regular Man of Steel y los desastres de Suicide Squad, Justice League y Batman v Superman, Warner ha visto que el camino a seguir es el de Wonder Woman. 

No soy un experto en demografía ni en estudios del mercado cinematográfico, pero siempre me ha dado la impresión que cuando alguien va a ver una película de superhéroes es para pasárselo bien y ver como sus héroes favoritos patean el culo al villano de turno. Si encima esas películas tienen una trama y una cinematografía a la altura de The Dark Knight o The Winter Soldier pues más que mejor. 

Warner había seguido hasta ahora la idea de Snyder de que DC era mejor cuando todo era oscuro y pesimista, en un intento fallido de imitar (mal) la trilogía del Batman de Nolan. Pero fallaron en un concepto básico: puedes ser oscuro y pesimista con Batman, pero no con el resto. 

Os imagináis un Spider-Man siempre deprimido y viviendo en las sombras? Pues eso es Superman en Man of Steel. 


Volviendo a la crítica que nos ocupa después de esta no tan breve introducción, Aquaman abraza el entretenimiento del género de superhéroes. Es divertida (aunque algunos chistes pasan de largo), los efectos especiales son de primera categoría (por fin!) y se nota un director que ama el mundo de los cómics. 

Aquaman es la historia de Arthur, hijo de un humano y de una Atlanta, que con la ayuda de la princesa Mera deberán encontrar un tridente legendario para parar el ataque de Orm (el hermanastro de Arthur) contra los humanos de la superficie. 

La película no es perfecta ni mucho menos. Jason Momoa es justito como actor, hay un villano que está totalmente desaprovechado y a veces se relantiza demasiado la historia para presentar a los personajes y distintos mundos del océano. Personalmente, tampoco me ha gustado la búsqueda del tridente al estilo Indiana Jones, se queda a medio camino de todo. 

Pero por suerte también ha habido muchas cosas que sí me han gustado: el asalto al faro en el primer acto de la película (para mí la mejor escena del filme), la persecución en Sicilia y la inmersión al mundo de los monstruos fueron trepidantes. Da igual que la historia sea una copia del cuento del Rey Arturo, esa siempre vende. 


Por otro lado, a nadie le recordó el tercer acto a la batalla de El Ataque de los Clones? 

En definitiva, Aquaman brilla cuando sabe lo que es: una película de superhéroes. Te lo pasas en grande y puedes perdonar pequeños detalles negativos que no molestan en el balance total. Así sí.

Notas

Trama: 6.5
Interpretaciones: 6
Dirección: 8
Entretenimiento: 9
Efectos especiales: 9

Nota final: 7,7

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada